GARGANTA PROFUNDA: AMIGDALITIS

Una garganta bien profunda.

Una garganta bien profunda.

He querido, con este título, darle un toque de humor al problema de la amigdalitis. Como dice mi amiga Paula, últimamente estoy muy ‘calladita’ (hace tiempo que no publico un post) y no es porque no me quiera expresar sino porque estoy bastante entretenida creando mi futuro libro sobre Nutrición. Os mantendré informados. Pero ahora vayamos al tema.
La amigdalitis es una inflamación (lo que suele terminar en ‘-itis’ casi siempre significa inflamación) de las amígdalas (en latín significa almendras) que son dos pequeñas masas que se encuentran cada una a un lado de la faringe. Esta inflamación se puede convertir en una infección formando pus, apareciendo fiebre, escalofríos, cansancio…
Leer más de esta entrada

ELECTROTERAPIA CON EL ZAPPER

El Terminator Zapper creado por Don Croft.

El Terminator Zapper creado por Don Croft.

Un título con palabras un poco desconocidas en España. Hoy quiero hablar sobre ‘algo’ que personalmente me ha funcionado devolviéndome la salud. En junio del 2010 me empezaron dolores articulares y fiebres, síntomas de una fiebre reumática. Al principio eran inflamaciones y dolores muy suaves pero cada vez iban a peor y me inmovilizaban por completo. No podía ducharme o cocinar e incluso a veces el dolor aparecía en las caderas y me era imposible andar. Iba perdiendo peso y energía. Empecé a tomar productos naturales para aliviar el dolor y los síntomas pero sin ningún resultado. Decidí hacerme un análisis de sangre y estaba repleta de parásitos, desconocidos por mi, virus y hongos, como fusarium moniliforme moho, corynebacterium pseudodifteriae, papiloma virus, coxsackie virus, virus rous-sarcoma, linfoma tipo 1 oncovirus, virus spuma y visna-maedi, tricomonas muris, triquinela spiralis, pólipos…Estos bichitos se estaban haciendo con mi cuerpo, alimentándose y ganando terreno.
Apareció entonces en mi vida un aparato que fue mi salvación, el Terminator Zapper.

Leer más de esta entrada

La invisible IRRADIACIÓN de nuestros alimentos.

Símbolo Irradiación.

Muchos de vosotros seguro que no habéis oido hablar de la irradiación de los alimentos y, otros, no sabéis por qué se utiliza este método ni para qué sirve.
Comenzó en Canadá en 1961 como método de conservación y para matar las bacterias dañinas de los alimentos, pero los más escépticos, entre los que me incluyo, creen que es una manera de sacar partido y rentabilidad haciendo daño a los consumidores. Me explico:
La industria alimentaria expone los alimentos (patatas, tomates, ajos, cebollas, especias, frutas, pescado, carnes, cacao, manzanas, naranjas, peras, trigo y arroz) a unas barras de cobalto 60 o de cesio 137, es decir, a radiación ionizada gamma, procedentes de los residuos radioactivos de las centrales nucleares. De ahí mi escepticismo sobre este procedimiento porque están utilizando y aprovechando la energía procedente de los residuos radioactivos de los reactores atómicos. Una manera muy loable y saludable de ‘reciclaje’, ¿verdad? Leer más de esta entrada

¡MOCOS DICHOSOS!

Típico resfriado infantil

Últimamente estoy observando que cada día hay más niños, menores de cinco años, con problemas de mucosidad. Es decir, con exceso de mocos en su cuerpo, sobre todo en los pulmones y en las heces. Para mi, es claro y evidente lo que está pasando, pero todavía muchas madres no son conscientes de ello.
Siempre he dicho que la alimentación de la futura madre es muy importante ya que luego va a amamantar a su bebé con lo que ella haya ingerido y también es esencial que cuando el bebé empiece a tomar sólido, lo haga gradualmente y con alimentos que pueda digerir bien porque si no es así, es cuando empiezan los desórdenes digestivos e intestinales.
Hay una obsesión excesiva por parte de los pediatras a aconsejar a las mamás que den a sus hijos proteína animal (cordero, pollo, ternera, huevos) desde edad muy temprana cuando, sus órganos inmaduros y la dentadura sin formar, todavía no están desarrollados para digestiones tan laboriosas. (Más info en ‘Carne en los más pequeños’) . Aquí comienza el problema de la mucosidad, creando bloqueos crónicos en los senos paranasales estacionándose los depósitos de mocos en los pulmones. Siendo los mocos un sitio idóneo para la aparición de virus e infecciones de todo tipo, desde gripes o resfriados comunes hasta la conocida cándidas u hongos. Leer más de esta entrada

VACAS LOCAS, PECES TÓXICOS

Nos estamos quedando sin atún

Hoy no hablaré de las vacas locas, tema bastante difundido y sabido, aunque me reservo la carne para otro artículo (Ver ‘La Mala Fama de la Carne’). Me centraré en el pescado, un alimento muy común pero que sabemos muy poco acerca de sus procedimientos hasta que llega a nuestro plato. Ya es hora de saber la ‘tomadura de pelo pescatera’. Es mucha información, la cual he resumido y he intentado que sea un artículo informativo pero ameno para vosotros.

Actualmente, la productividad de los océanos no da más de sí, y es la acuicultura la que está tomando el mando.
Los criaderos son casi nuestra fuente exclusiva de pescado de agua dulce, salmón atlántico y mejillones. Hoy por hoy es muy difícil encontrar o elegir pescado y marisco de manera responsable y sostenible. Ahora se crían en todo el mundo unas 70 especies.
La acuicultura consigue controlar la calidad, el tamaño y el sabor para que los pescados crezcan deprisa, uniformes e ‘ideales’ para comer, dejando al margen las leyes de la Naturaleza. Ésto que a primera vista puede parecer muy ventajoso para el consumidor tiene sus grandes desventajas ya que estos ‘corrales costeros’ contaminan las aguas de los alrededores con desperdicios, antibióticos y piensos transgénicos no consumidos, permitiendo que peces genéticamente modificados se escapen y diluyan la diversidad de poblaciones salvajes que están en peligro. Se les alimenta con piensos a base de pescado, carne y soja (¿peces comiendo carne, peces comiendo soja?) y en algunos, les dan pescado salvaje en vez de protegerlo; algunas toxinas ambientales (PCB, bifeniles policlorados) se concentran en el pienso y se depositan luego en la carne del pescado. En estos  criaderos, los pescados tienen un flujo de agua limitado, no hacen ejercicio por el poco espacio y su alimentación es muy pobre produciendo así pescados sin textura, insípidos y blandos, un trato y un método similares a los que reciben nuestros animales terrestres. Leer más de esta entrada