TEMPEH. Alimento Medicinal IV.

Tempeh, soja fermentada de Indonesia.

Hablemos del tempeh, todavía bastante desconocido o poco aceptado por Occidente y considerado un alimento nutritivo y medicinal.
Es proteína fermentada de la soja amarilla, originaria de Indonesia. No es un condimento como la salsa de soja o el miso (soja fermentada) sino un ingrediente principal no salado para cualquier plato.
Se elabora cociendo las semillas de soja enteras, disponiéndolas en capas finas y fermentándolas con el moho Rhizopus oligosporus o oryzae (que también se utilizan en los misos) durante 24 horas a 33ºC. Este moho hace que las semillas se unan y formen fragmentos con sabor, tiene un aroma a levaduras y hongos pero al cocinarlo se desarrolla un sabor a nueces casi carnoso. Su aspecto no es muy agraciado y tiene un sabor que a veces no agrada pero si sabemos cocinarlo bien puede resultarnos riquísimo.
Su proceso de fermentación es corto (la soja no ha sido totalmente cocida) por tanto si queremos beneficiarnos de sus cualidades tanto nutritivas como gustativas debemos cocerlo en agua, cubriendo la mitad del volumen del tempeh para que no se diluya en el líquido, junto con una tira de alga Kombu durante 15-20 minutos a fuego bajo-medio y con tapa. Lo ideal, sería que al finalizar la cocción el agua hubiera desaparecido. Esta misma operación se debe realizar con el tofu, cosa que mucha gente no hace (ya que no lo especifica en el envoltorio). Leer más de esta entrada

La Verdad sobre la Mentirosa LECHE de SOJA.

Sí. La llamo mentirosa porque ha sido nombrada como la ‘salvadora’, la ‘sustituta’ de la leche de vaca. Muchos pediatras están recomendando a las madres con bebés intolerantes a la lactosa (azúcar de la leche) o ‘por estar de moda’, sustituir la de vaca por la de soja ya que creen que tiene las mismas propiedades que ésta. Sigue siendo aconsejada a personas adultas con alergias a los lácteos y muchos vegetarianos son adictos a ella.
Pues bien, si nos adentramos un poco más, podremos ver que todo ésto ha ocurrido por un acuerdo entre la industria alimentaria, la industria dietética y la agricultura masiva de soja transgénica. Otra vez, como siempre, nos están tomando el pelo con publicidad engañosa y ganando millones de euros a nuestra costa. Ya habréis comprobado por vosotros mismos que encontramos leche de soja hasta en la misma leche de vaca, soja de todos los colores, soja en todas partes, en los supermercados convencionales y en las herboristerías, muchas de ellas con omega-3, omega-6, vitamina A y todo un surtido de sustancias químicas que nos engatusan poniendo que son minerales y vitaminas naturales. Una falacia más, otra mentira.

Leer más de esta entrada