ESTREÑIMIENTO: AGRESIÓN INTESTINAL.

Tema bastante difundido y reconocido pero con bastante desinformación por la cantidad de medicamentos, fibras, laxantes, salvados y otros cantares que se nos presentan a diario para curar esta enfermedad, ya crónica, con efectos secundarios que pueden llegar a crear enfermedades más serias como el prolapso intestinal, diverticulitis, colitis y cáncer de colon.
Como siempre deciros que el estreñimiento es el síntoma de que algo estamos haciendo mal. Es un aviso que nos da nuestro cuerpo para que reajustemos ciertos hábitos alimentarios, mentales y emocionales (negativa a abandonar viejas ideas, estancamiento en el pasado o temor de liberar lo viejo y que ya no se necesita).
Evacuar una vez al día actualmente es un triunfo para muchos ya que hay gente que va cada dos o tres días y algunos incluso pueden pasar una semana sin ir al baño. ¿Os podéis hacer una idea de la basura que podemos llegar a acumular en nuestros intestinos? Lo grave es que cuanto más tiempo estén en ellos más daño nos causarán ya que las toxinas pasarán al torrente sanguíneo contaminando nuestro organismo y además tanta cantidad de excrementos no expulsados deforma nuestro intestino grueso, dificultando la evacuación. Algunos residuos nunca llegarán a ver el mundo exterior, y se quedarán apiñados contra la pared del intestino, donde se pudrirán, solidificarán y pegarán. Entonces desarrollará bacterias que segregan sustancias cancerígenas. La eliminación se hace lenta e incompleta y las paredes del colon son sometidas a una tensión excesiva por llevar unas heces muy densas, además de llevar kilos extra en nuestro cuerpo. Leer más de esta entrada

COMO UN GLOBO

Estos gases pueden hacernos sentir como si estuviérmos embarados...

Estos gases pueden hacernos sentir como si estuviérmos embarados...

¿Cuántas veces nos hemos sentido hinchados o pesados?¿Cuántas veces hemos estado con gases sin saber por qué y pasando un ‘mal trago’? Los gases intestinales llamados también flatulencias, aerofagia o meteorismo son un signo de que algo no anda bien y suelen estar relacionados con nuestro estilo de vida, alimentación y nuestro estado emocional. Leer más de esta entrada

LA AGONIA DE HACER DIETA (III)

La dependencia a la 'fat food'. Un problema muy serio tanto físico como emocional.

Literalmente nos estamos matando cada vez que nos sentamos a la mesa. Con nuestra vida actual estresante, muchos comemos, mejor dicho engullimos, de pie y en dos minutos. El exceso de peso contribuye a enfermedades cardíacas, presión arterial sanguíena alta, diabetes y algunos cánceres. Sólo el estado de salud natural nos garantiza no tener problemas de peso. Lo que debemos hacer es esforzarnos por proporcionar a nuestro cuerpo lo que la naturaleza nos ofrece: aire puro, agua pura, alimentos naturales integrales frescos, ejercicio regular, descanso y sueño reparador, un entorno tranquilo, el mínimo estrés posible, respiraciones profundas y aprender a meditar. Cada vez es más difícil en la sociedad que vivimos poder conseguir todos estos requisitos naturales. El secreto para llegar a la salud es adoptar un papel responsable y cuidadoso en relación con nuestro cuerpo, por lo tanto, tenemos que conseguir los máximos requisitos posibles para que formen parte de nuestra vida diaria.
Si lo que buscamos es perder peso, pongámonos sanos de forma natural y las fuerzas naturales de nuestra salud interior se ocuparán de nuestro problema de peso. Leer más de esta entrada

LA AGONÍA DE HACER DIETA (II)

La adicción al azúcar.

La adicción al azúcar.

Millones de personas por estas fechas se ponen a dieta pero la mayoría recuperamos y ganamos todos los kilos. Nos odiamos por ello y juramos pasar el hambre que haga falta (qué contradicción de mundo). ‘Cambiar de dieta’ o ‘estar a dieta’ es indicio de nuestra abundancia. Camuflamos nuestra hambre con pseudocomida de plástico. Hemos cambiado el gozo y el placer de sentarnos a comer una comida nutritiva y de verdad por barritas de régimen y batidos de colores sin ningún valor nutritivo. Leer más de esta entrada