LA MALA FAMA DE LA CARNE

¿Vaca loca perdida?

Es un artículo bastante extenso, con mucha información. Así que no nos agobiemos y tomemos nuestro tiempo para leerlo.
Actualmente, no sé si deberíamos seguir llamando carne a la carne.
Un buen pollo de corral o un corderito criados al aire libre, comiendo sus bichitos y teniendo una vida apacible, nos van aportar una proteína animal excepcional y demás nutrientes favorables para nuestro cuerpo. Creo que aquí estamos todos de acuerdo. Lo que ocurre actualmente es que es casi imposible encontrar carne de calidad, de buena calidad y segura. Entonces vienen los problemas de infecciones por bacterias y virus, enfermedades cardíacas, problemas hormonales. Por esto escribo este artículo, para ofreceros la verdadera realidad del mundo animal, la verdadera crueldad y el verdadero engaño al consumidor. Leer más de esta entrada

NUTRICIÓN EN TU EMBARAZO. Dedicado a la futura Mamá.

Todos juntos. La bola del Mundo.

El primer alimento que llega al embrión durante el embarazo es el ambiente que vive: el útero y las hormonas que determinan su clima. Las condiciones psicológicas, físicas, sentimentales y sensoriales de la futura madre influyen en el funcionamiento del cuerpo gracias a la diferencia de calidad y cantidad de las secreciones hormonales. El estado de ánimo durante el embarazo es de máxima importancia porque influirá el ambiente en el que el feto se desarrolle e incluso en su propio desarrollo.
No hay nada peor para el desarrollo del feto que ser ignorado por la madre que lo está ‘construyendo’, no ser alimentado con emociones y sensaciones, aunque sean opuestas, pero que le hacen sentir ‘persona’ y objeto de sentimientos.
Cuando el embarazo es una elección o se acepta, los sentimientos negativos y el ansia disminuyen, dejando lugar a un estado anímico más sereno y pacífico. Este es el primer ‘alimento’ que damos a nuestro hijo: ser consciente de lo que sentimos por él y dejarle sentir emociones y sensaciones. Leer más de esta entrada

MALA LECHE

Vaca saturada y explotada....

Es el primer nutriente que tomamos nada más nacer, el que nos hace sobrevivir durante los primeros meses (algunos incluso años) de nuestra vida.
Seguro que muchos de vosotros al nacer ya no fuisteis amamantados por la leche de vuestra madre, preparada para darnos todo lo necesario para un buen crecimiento, sino que tomásteis directamente leches preparadas de vaca o sintéticas en biberón (leches de fórmula). Fue porque hubo una época en que los médicos, para dar más comodidad y engañados (y algunos ‘comprados’) por la industria láctea y farmacéutica, recomendaban a nuestras ignorantes madres la novedad de darnos leche ‘maternizada’ (bonito nombre) diciendo que tenía las mismas propiedades que su propia leche. Un negocio redondo para las empresas multinacionales lácteas que veían, entonces, cómo sus ventas iban en aumento. Leer más de esta entrada