LLENANDO nuestro VACÍO EMOCIONAL.

Comiéndonos el Mundo, comiendo para saciar nuestra hambre emocional.

Comiéndonos el Mundo, comiendo para saciar nuestra hambre emocional.

‘El sentimiento de culpabilidad es uno de los peores alimentos para los intestinos’, B.Tims, asesor macrobiótico.
Todo lo que pasa por nuestra cabeza se manifiesta a través de nuestro cuerpo, es decir, nuestros sentimientos se almacenan y se experimentan en el cuerpo y no en la mente. Aunque también muchos trastornos corporales influyen en nuestro estado mental o emocional. Por ejemplo, cuando tenemos mucha hambre nos enfadamos y parece que vamos a ‘morder’ a alguien y el insomnio nos crea malestar general, apatía, despiste y pérdida de peso entre otras cosas.
Pero en este artículo quiero tratar cómo nuestras emociones nos hacen comportarnos de una manera u otra dependiendo de lo que comemos casi siempre suele ser un alimento en concreto y en exceso.
Los culpables de nuestras alteraciones mentales son el famoso azúcar, la leche y derivados causando si se toman en exceso alergias, depresión, ganas de llorar, desamparo e incapacidad, depresión y desesperación. Leer más de esta entrada

SEXO Y COMIDA: La Pareja Perfecta.

Kim Basinger en Nueve Semanas y Media. Inolvidable escena nutritiva.

‘La comida suele unir más a una pareja que la actividad sexual, sencillamente porque para la mayoría de las personas son más frecuentes y previsibles las comidas que las relaciones sexuales’. Peter Farb.
Hacer el amor supone la incorporación o consumo de energía de la pareja y cuando comemos sucede lo mismo: incorporación y consumo de energía (digestión). Puede que ésa sea la causa de que las personas que no tienen una vida sexual plena o satisfactoria sean más dados a comer en exceso para reemplazar un tipo de entrada por otro.
Se ha escrito mucho sobre alimentos afrodisíacos o que nos incitan sexualmente como los espárragos, los plátanos, los higos maduros, las ostras, los erizos de mar… Leer más de esta entrada