CACHARROS DE COCINA


Ollas preciosas de cobre. Peligrosas para cocinar.

‘Las manos son el primer utensilio, el más sencillo y necesario, a través del cual se manifiesta no sólo el arte de la cocina, sino también el espíritu de los demás artistas: pintores, escritores, ceramistas, orfebres…’
Actualmente, es una odisea cuando tenemos que comprar nuestros cacharros para la cocina. Hay tanta variedad, diferentes tipos de elementos utilizados, que ya no sabemos si el teflón es bueno o tal vez el acero inoxidable o es mejor el hierro esmaltado.
En este artículo quiero que veamos los pros y los contras de los materiales utilizados en nuestros cacharros para que  cada cual elija lo que más le convenga.
Lo que buscamos es un utensilio que no altere el gusto ni la calidad de nuestra comida, además de que su material no la contamine y que conduzca el calor de forma uniforme y eficaz para que no la queme. Pero amigos míos, ningún material actualmente posee todas estas cualidades juntas. No seamos alarmistas. Echemos un vistazo a todos los materiales que existen en el mercado y seguro que podemos encontrar el ‘cacharro idóneo’:
Barro: Sería un material estupendo para cocinar pero actualmente todos son esmaltados con plomo y a larga el esmalte pasa a los alimentos. Si podemos encontralos sin esmaltar sería estupendo, ya que nos brindan una cocción suave y uniforme, pero su desventaja es que son muy frágiles, pesados y deberíamos calentarnos progresivamente con placa difusora, ya que de lo contrario se romperán por la alta temperatura.

Mortero de olivo.

Madera: Se utiliza para cucharas ya que no es conductora del calor, tratando con delicadeza los alimentos como cacharros sin rallarlos. También podemos encontrar recipientes de ensaladas y salseras. Es mejor no lavarlos con jabón ya que toman el gusto y no debemos dejarlos en agua porque se deterioran cogiendo malos olores. Debemos impermeabilizarlos frotándolos con aceite. Escoged madera no barnizada, dura y poco veteada como haya, pino y olivo.
Acero inoxidable: Un material que es fácil de limpiar y mantener, conduciendo bien el calor, cocinando los alimentos homogéneamente. Para su mantenimiento hay que evitar los estropajos metálicos hirviéndolos con un poco de vinagre unos minutos para que desaparezca cualquier resto de metal. El acero inoxidable contiene cromo que es el que hace que sea luminoso y brillante permitiendo que no se oxide. Los cacharros de estos materiales que están sus fondos recubiertos con cobre transfieren más uniformemente el calor pero su precio es más alto. Actualmente estaríamos hablando de la cacerola ideal ya que es buena conductora del calor.

Cacerola de hierro. Buena alternativa 'pesada'.

Hierro esmaltado: Es una buena alternativa, lo único que su esmaltado es muy frágil y se descascarilla por golpes, excesos de calor, rayaduras de los estropajos… Si el esmalte salta, la cacerola se oxidará, cosa que no es muy saludable ya que lo absorberá el alimento. Si lo cuidamos con cariño es un material idóneo. El esmaltado que se utiliza es el mismo que se emplea para las bañeras, ya que se funde una fina capa de vidrio en polvo sobre el utensilio de hierro o acero. Una vez hayamos terminado de cocinar no ponerlo en agua fría ya que la cacerola todavía caliente se agrietará o desconchará por el cambio tan drástico de temperatura.
La mala noticia es que muchos son cubiertos con cerámica vitrificada que llevan cadmio y/o plomo en los esmaltes, por tanto no son muy saludables.
Hierro colado en las sartenes: Son ideales si sabemos conservarlas adecuadamente. Deberían lavarse sólo con agua y secarse rápidamente (de lo contrario se oxidarán). Antes de usarlas por primera vez se debe calentar varias veces frotándolas con aceite para crear una especie de capa protectora. No se deben usar detergentes ya que corroen el hierro. Si se nos pega algo más vale utilizar sal y aclararlo después.
Teflón: Es un revestimiento antiadherente que se utiliza en cacerolas, sartenes y moldes de cocina. Sería un material idóneo pero no es así porque los rayamos con los estropajos, los utilizamos a altas temperaturas y esto hace que su antiadherencia se pierda y el teflón pase con mayor facilidad al alimento. El teflón es un producto con capacidad cancerígena. Por encima de los 250ºC se descompone en diversos gases nocivos y tóxicos. Una manera de no rallarlo tanto sería utilizar cubiertos de madera. Os recomiendo que tiréis todos vuestros cacharros rayados o en malas condiciones que contengan teflón.
Silicona: Los recipientes de silicona se utilizan para forrar las bandejas metálicas del horno. Su misión es hacer que la superfície se comporte como una sartén permanentemente bien aceitada. Pero cuidado que la silicona se descompone a temperaturas superiores a 240ºC.

Niña con sus cacharros nocivos de aluminio.

Aluminio: No soy partidaria de su uso. Si cocinamos con sal y ácidos (vinagre, limón, tomates, leche) éstos hacen que el aluminio se disuelva en nuestros alimentos. Todos conocemos el efecto desequilibrador en el sistema nervioso que tiene el aluminio. Es el metal causante de la enfermedad de Alzheimer y enfermedades degenerativas como el Parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica.
Como ejemplo decir, que si calentamos agua en un cazo de aluminio, se aumenta 75 veces el nivel de aluminio en el agua, hecho bastante claro para suponer lo que nos afecta cocinar con este elemento.
Como posibles ‘ventajas’ decir que su precio es bastante bajo, es ligero y fácil de cocinar. Y como ya sabemos, lo encontramos además en forma de envoltorios (papel de aluminio) y latas de refrescos. Actualmente muchos de los utensilios de aluminio se han recubierto con una capa antiadherente, pero aunque amaga el inconveniente, debemos tratarlos con mucho cuidado y no utilizar estropajos.
La industria del aluminio está ‘arrasando’ en los países menos desarrollados como India, donde toda ama de casa hindú está encantada de cocinar con este material dejando atrás el pesado hierro.

Dejemos a un lado el cobre.

Cobre: No sirve para cocinar directamente con él por peligro de envenenamiento. Fue uno de los primeros metales utilizados con una aleación con estaño o acero inoxidable. Pero su revestimiento es poroso y puede pasar a la comida. Nuestro cuerpo sólo puede excretar una pequeñísima cantidad de cobre y una ingesta excesiva ocasiona problemas gastrointestinales y lesiones en el hígado. Actualmente lo encontramos en los fondos externos de las cazuelas por su buena conductividad calorífica. Es mejor evitarlo.
Vidrio (pirex) resistente al calor: Su uso suele ser para utensilios de horno, son bastante resistentes pero al dejar pasar la luz se pierden algunas vitaminas.
Cerámicas (lozas, gres, vidrio): Son utensilios que resisten la corrosión sin afectar a los sabores ni las cualidades nutritivas de los alimentos. Pero actualmente todavía hay muchos recipientes de cerámica que contienen plomo pasando a los alimentos y creando casos de envenamiento. Se utilizan para cocciones lentas y uniformes al horno ya que el calor directo puede romperlos. Lo único bueno es que retiene muy bien el calor de los alimentos.
Amianto: Se supone que ya no existe ningún cacharro que lo contenga, ya que es un material altamente cancerígeno. Se encuentra en las parrillas difusoras y tostadoras ya que distribuye el calor uniformemente. Se deberían evitar estos difusores que con frecuencia utilizamos para hacer nuestras tostadas del desayuno. Es mejor difusores metálicos o esmaltados. Las fibras de amianto (pequeñas y alargadas) se pueden adherir a la ropa y a la piel desprendiéndose posteriormente con el consiguiente riesgo de inhalación. El cáncer de pulmón es una enfermedad relacionada con este material, sobre todo el amianto azul (la crocidolita).
Actualmente los que están más expuestos al amianto son las personas que trabajan en derribos, demolición, corte, taladrado y mantenimiento. Así que es mejor llevar equipos de protección. El amianto ‘mata’ lentamente ya que sus efectos pueden aparecer años después de la exposición.
Estaño: Se utilizaba en combinación con el cobre para hacer bronce. No se utiliza ya que no resiste altas temperaturas y su blandura hace que este metal se desgaste rápidamente.

Me imagino que con tanta información y tanta desventaja os habré confundido más, como lo estoy yo. A veces, no comprendo al ser humano y sus avances ‘tecnológicos culinarios’. ¿Donde está el sentido común? ¿Por qué cada vez vamos dejando de lado a la Sabia Naturaleza?

Doctor Hauschka y su equipo.

El científico, erudito e investigador alemán Rudolf Hauschka (aquí más conocido por su coméstica natural) del Instituto Clínico Terapéutico de Arlesheim, que es además discípulo del fundador de la antroposofía Rudolf Steiner, era partidario de un tiempo de cocción más bien prolongado, de cocer con paja o leña y utensilios de barro (sin esmaltar). Es célebre su experimento con semillas germinadas a fin de determinar la cualidad vital de los alimentos según el combustible y el material del utensilio de cocción. Hirvió agua destilada en diversos recipientes y con diferentes combustibles. Con ella hizo germinar semillas. La longitud del brote dio esta clasificación de mayor a menor: Para los materiales, oro, barro, porcelana, esmalte, vidrio, cobre, estaño, hierro y aluminio. – Para los combustibles: paja, leña, carbón, gas y electricidad.
Ya es hora de que nos especifiquen bien ‘los ingredientes’ que contienen nuestros cacharros de cocina, para así poder decidir libremente lo que más nos interesa. Ya es hora de que se regule su fabricación para saber que no se están utilizando metales pesados que luego irán a parar a nuestra comida y estómago.
Ya podemos cocinar los mejores alimentos, los más sanos, ecológicos y nutritivos pero si nuestros cacharros no son los adecuados resultará un gasto de energía, de tiempo, de calidad y sobre todo un gasto de Salud.

Nota añadida (junio 2011): Ayer fui a una tienda de electrodomésticos a comprar una sartén. Y cuál fue mi sorpresa que más del 90% de las sartenes se llamaban ‘Eco-Sartén’. Eran sartenes de aluminio fundido, unas recubiertas de cerámica lacada y otras de teflón. Sus precios oscilaban entre los 60 y 90 euros. ¿Y alguien me puede decir dónde está lo ecológico? No lo entiendo. Aquí no hay nada ecológico. Esta moda de la etiqueta ‘eco’ hace que todos, sin mirar ni preguntar, compremos artículos que no lo son y a precios más caros. En fin, me fui sin poder comprar mi sartén de hierro fundido ya que no tenían ni tendrán. Una decepción más y otro fraude a sumar a este mundo que sólo piensa en sacarnos dinero con engaños y manipulación.
Salud y Buenos Cacharros Naturales.
Yo Isasi
http://www.nutricionencasa.com

Acerca de nutricionencasa
Nutrición PuraVida, Fitoterapeuta, Acupuntura Bionergética y Tung, Profesora de Yoga y Pilates. Sesiones Nutrición personales on line. Clases Yoga-Pilates y Sesiones de Acupuntura.

5 Responses to CACHARROS DE COCINA

  1. Paula says:

    Hola Yo, he leído este artículo y no he dejado de pensar en la tradición que existe en Galicia en las ferias y fiestas populares, de la “pulpeira”. Que es esa señora que cocina pulpo en una olla de cobre (que dicen que es el material ideal para cocinarlo o, en caso de no tenerlo introducir una moneda de cobre en la cocción para que no quede duro) y ese pulpo se sirve en platos de madera en mesas dispuestas bajo una carpa. Y he pensado que lo he tomado muchas veces…¡qué miedo!.

  2. silvia says:

    Estaba pensando en comprar un wok para las verduras que tan a menudo salteo, mis sartenes están todas hechas polvo,, y no he comprado ninguna por lo mismo que comentas, todas las que veo tienen teflon o componentes dañinos, si alguien sabe donde comprar algo que este bien que me lo diga por favor.

    Un saludo, estoy leyendo todas las entradas y me encanta 🙂 pena no disponer de mas tiempo libre 🙂

    • Hola Silvia, me alegro que sigas leyendo mi blog, seguro que sacarás mucha información.
      Referente a los de los cacharros de cocina, hoy en día por internet puedes encontrar webs que venden verdaderas maravillas hechas de hierro fundido que te durarán toda tu vida.
      Investiga y verás como encuentras lo que necesitas. En las tiendas y grandes comercios es imposible hoy en día encontrar cacharros de calidad.
      Te recomiendo que tires pronto tus sartenes gastadas ya que son bastante perjudiciales cocinar en ellas cuando están en ese estado.
      Un abrazo
      Yo Isasi

  3. silvia says:

    Eso haré de inmediato 🙂 muchas gracias!

  4. silvia says:

    He visto tb las sartenes de cerámica, más baratitas y tb eco, creo que me decantaré por estas últimas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: